Viernes 19 de Abril de 2024

18.6°

Neuquén

GENERALES

19 de marzo de 2024

Milei lo Hizo: Fallecio Camila por los recortes de medicamentos del gobierno

Camila falleció por falta de medicamentos, víctima de políticas que recortaron suministros en la gestión de Milei." #mediosneuquen

Esperábamos ansiosos los medicamentos contra el cáncer que podrían haber salvado a Camila, pero trágicamente, su historia se vio truncada por la falta de suministros.

La joven de Villa María perdió la vida sin poder acceder a la medicina necesaria para combatir su tumor cerebral. Su familia, desgarrada por la pérdida, levanta la voz contra los recortes gubernamentales en materia de salud, denunciando la desidia y las condiciones inhumanas del sistema de atención médica.

Camila Giménez, a sus 25 años, se despidió prematuramente de este mundo, dejando tras de sí un relato de desesperación y lucha. Su familia, envalentonada por la injusticia sufrida, no calla ante las injusticias que padecieron en su búsqueda por obtener ayuda. Las palabras de su hermana Jésica son un eco del sufrimiento que atravesaron: desde los primeros síntomas hasta la desgarradora noticia del diagnóstico, la odisea de Camila estuvo marcada por la negligencia y la falta de respuesta de los especialistas.

El drama de Camila no es único. En distintos puntos del país, cientos de familias se enfrentan al mismo calvario: la escasez de medicamentos esenciales para el tratamiento del cáncer. Es un grito colectivo, un reclamo urgente de atención y acción por parte de las autoridades sanitarias.

La entrevista realizada por Luciana Rubinska y Juan Amorín en La Mañana por C5N arrojó luz sobre la tragedia que vivió Camila y su familia. La madre de la joven, María, relató con angustia los largos meses de espera, la burocracia insensible y la falta de respuesta por parte del sistema de salud.

En este contexto desolador, la figura de Milei emerge como un símbolo de la desidia gubernamental. Las políticas de recortes en medicamentos no solo afectan a Camila y su familia, sino a una vasta comunidad de pacientes oncológicos que luchan por su supervivencia.

Es imperativo que las autoridades escuchen este llamado desesperado. La vida de personas como Camila está en juego, y cada día de demora en la provisión de medicamentos es una sentencia de muerte. La salud no puede ser un privilegio reservado para unos pocos, sino un derecho inalienable de todos los ciudadanos.

Es hora de que el Gobierno asuma su responsabilidad y garantice el acceso universal a los tratamientos oncológicos. No podemos permitir que más vidas se pierdan en el abismo de la negligencia y la indiferencia estatal.

Es hora de actuar, antes de que sea demasiado tarde. Camila ya no está entre nosotros, pero su memoria debe ser un recordatorio constante de la urgencia de esta causa.



COMPARTIR:

Comentarios