Viernes 19 de Abril de 2024

18.6°

Neuquén

GENERALES

3 de abril de 2023

Repudiable - Un Oficial público una foto torturado a un soldado en Malvinas

“Desafío a los que ven la foto, a ver si se acuerda quien es que esta con la cabeza en el poso. El ganador lo invito una cerveza”, dice Dalmedo.

41 años después de la guerra, nuevas pruebas documentan las torturas que aplicaban oficiales y suboficiales argentinos a los propios soldados durante la guerra. Así lo demuestra la fotografía publicada por el Capitán Eduardo Dalmedo y el diálogo que mantiene con el excombatiente Marcelo Olindi.

 

El 3 de septiembre de 2014, el hoy Capitán de Ejército retirado Eduardo Norberto Dalmedo (DNI: 11.956.457) sube a su cuenta de Facebook, una foto tomada en Malvinas mostrando cómo; él junto al Cabo 1ro Juan Carlos Cabrera, torturan a un soldado sumergiéndole la cabeza en un charco de agua. Y en su relato dice: “Con el SEÑOR Cabo 1ro "Gogdo" Juan Carlos Cabrera, uno de mis brazos en la guerra. No recuerdo a quien estamos por sumergir en el espejo de agua, pero seguramente alguna macana se había mandado. Momentos de desenchufe que nos permitía seguir adelante”.

Con 25 años, Dalmedo fue a Malvinas con el grado de subteniente del Regimiento de Infantería 7 y meses después del 35 aniversario de la guerra –a los 60 años-, se dio el gusto de recordar y exponer las formas utilizadas para disfrutar de sus “momentos de desenchufes” previo al combate, con los cuales, manifiesta; “nos permitía seguir adelante”.

Al día siguiente del posteo, uno de sus soldados, el excombatiente y dragoneante Marcelo Aníbal Olindi, le pregunta: ¿“Cómo podés reírte de esto”?. A lo que minutos después, con posición de superioridad le dice e interroga: “Te estoy hablando por privado, no te entiendo. Sos Marcelo Olindi?? Mi dragoneante??”

La fotografía que guardó por 35 años, muestra con rostro sonriente tanto a él como a “Gogdo”, el método que le aplican a un soldado, al cual no recuerda el nombre.

Mirando a la cámara, se lo pueden ver a Dalmedo y a Cabrera, presionando por cabeza y espalda a su víctima ocasional, sumergido el tronco superior en un charco de agua, a quién; fuera de cualquier reglamento de justicia militar decidieron ajusticiar a lo “Tigre” Acosta, ahogándolo en los humedales de Malvinas.

Las décadas transcurridas no le sirvieron a Dalmedo de reflexión. Por el contrario, como epitafio bravuconeó: “Desafío a los que ven la foto, a ver si se acuerda quien es que esta con la cabeza en el poso. El ganador lo invito una cerveza”.

Hasta la publicación de esta nota, la fotografía, el relato y el cuestionamiento del exsoldado Olindi, sigue pudiéndose ver en Facebook.

Fuentes: Ministerio de Defensa  -  Facebook -  Agenda Malvinas



COMPARTIR:

Comentarios