Martes 23 de Abril de 2024

5.4°

Neuquén

GENERALES

21 de marzo de 2023

Revelaron las primeras imágenes del iceberg que se desprendió en enero de la Antártida

Ya recorrió unos 150 kilómetros en dirección oeste, arrastrado por las corrientes marinas del mar de Weddell.

Un impactante vídeo muestra al iceberg A-81, que tiene unos 1550 kilómetros cuadrados, desprendiéndose de la plataforma Brunt. También muestra el movimiento del A76a. Ambos se dirigen hacia el sur debido a la fuerte corriente marina.

 

Científicos del British Antartic Survey (BAS, entidad británica adscrita al Natural Environment Research Council) dieron a conocer el lunes último el primer registro visual del iceberg A-81, una enorme masa de hielo que tiene el tamaño de Londres y que se desprendió de la Antártida el pasado 22 de enero.

“Las imágenes muestran la naturaleza dinámica del iceberg, que se encuentra rodeado de otros pedazos de hielo más pequeños y que también se desprendieron”, escribieron los investigadores en un comunicado.

Actualmente, el iceberg A-81 -de unos 1550 kilómetros cuadrados- se dirige hacia el sur debido a la fuerte corriente marina, girando sobre sí mismo, mientras flota a unos 150 kilómetros de su origen, la plataforma de hielo Brunt, una zona que se encuentra afectada por el cambio climático.

“Sabíamos que iba a producirse una ruptura. El BAS lleva una década vigilando la plataforma de hielo Brunt y las simas que se forman en ella”, explicó el glaciólogo Oliver Marsh en el informe.

En los dos últimos dos meses, A-81 recorrió unos 150 kilómetros en dirección oeste, en aguas del océano Antártico, arrastrado por las corrientes marinas del mar de Weddell

Se trata de las primeras imágenes aéreas (desde aviones) de este gran iceberg, captadas en las últimas semanas en diversos puntos de su contorno. Hasta ahora, las imágenes de este gran fragmento de hielo flotante habían sido tomadas desde satélites.

Los equipos que sobrevolaron el A-81 forman parte de la Estación de Investigación BAS Halley, que se encuentra relativamente cerca de este hielo desprendido. “Las imágenes muestran la naturaleza dinámica del iceberg, rodeado de icebergs más pequeños que también se desprendieron”, advirtió la institución científica en su blog en Internet.

Según el BAS, Brunt es “una de las plataformas de hielo más vigiladas del planeta”, en parte porque alberga la estación de investigación BAS Halley (Halley Research Station), cambiada de ubicación en 2016 precisamente para evitar daños por grietas en el hielo.

El monitoreo realizado por los glaciólogos del BAS muestra que el área de la estación de investigación actualmente no se ve afectada de forma significativa por el desprendimiento del A-81. Esta fragmentación, “es un proceso natural a lo largo de la costa antártica, y el A-81 es el segundo gran iceberg de la región en dos años”.

Las imagenes exhiben la naturaleza dinámica del iceberg A-81 rodeado de icebergs más pequeños que también se desprendieron

Oliver Marsh, glaciólogo del BAS, aseguró que expertos de esta institución científica han estado monitoreando la plataforma de hielo Brunt y los abismos formados a través de ella durante más de una década. “Desde que los glaciólogos observaron por primera vez la ampliación de Chasm-1 en 2012, los equipos de ciencia y operaciones de BAS han estado anticipando el evento de desprendimiento”, dijo.

Según el experto, “se utilizaron instrumentos GPS de alta precisión, así como datos satelitales, para monitorear la ampliación del abismo y, en 2016, BAS tomó la precaución de trasladar la Estación de Investigación Halley tierra adentro para protegerla”. Los científicos del BAS y la comunidad en general vigilarán al A-81 mientras sigue a la deriva a través del Mar de Weddell y más al norte hacia la cuenca del Atlántico Sur.

Pero A-81 es solo el segundo iceberg más importante de la región en los últimos años. El A-76, una enorme masa de 3200 kilómetros cuadrados desprendida de la plataforma de hielo Filchner-Ronne en mayo de 2021, es el mayor iceberg flotante del planeta, aunque actualmente se encuentra dividido en tres pedazos.

Estos fragmentos se dirigen hacia aguas menos profundas, en dirección hacia Georgia del Sur y las Islas Aurora. Los científicos creen que esta enorme masa de hielo podría afectar considerablemente las rutas de alimentación de la fauna local y alterar las corrientes oceánicas.

Fuente: Agendamalvinas



COMPARTIR:

Comentarios