Domingo 3 de Julio de 2022

7.2°

Neuquén

NEUQUEN Y RIO NEGRO

24 de mayo de 2022

'El dragón de la muerte': descubren en la Cordillera de los Andes uno de los mayores reptiles voladores

Facultad de Ciencias Exactas y Naturales - UNCuyo

Científicos argentinos han descubierto una nueva especie de reptil volador que vivió hace 86 millones de años.

 

El reptil volador que medía unos 9 metros de largo. Apodado 'el dragón de la muerte', este pterosaurio fue una de las primeras criaturas de la Tierra que utilizó las alas para cazar a sus presas.

 

El equipo de paleontólogos descubrió los restos del recién acuñado 'Thanatosdrakon amaru' en la cordillera de los Andes, en el oeste de la provincia argentina de Mendoza.

 

El director del proyecto, Leonardo Ortiz, dijo en una entrevista el pasado fin de semana que las características jamás vistas del fósil llevaron a los científicos a acuñar un nuevo nombre para denominar su género y especie, siendo el último una combinación de las antiguas palabras griegas para muerte (thanatos) y dragón (drakon).

"Me pareció apropiado llamarlo así. Es el dragón de la muerte", dijo Ortiz, citado por Reuters. "No tenemos registro actual de ningún pariente cercano que tenga una modificación corporal similar a la de estas bestias", explicó el investigador.

Según el estudio, publicado el pasado mes de abril, es muy probable que el reptil tuviera una apariencia aterradora, ya que los enormes huesos hallados permiten clasificar a la nueva especie como el mayor pterosaurio descubierto hasta la fecha en Sudamérica y uno de los más grandes encontrados en cualquier parte del mundo.

Los restos datan del periodo Cretácico, lo que significa que estos reptiles habitaban el planeta al menos unos 20 millones de años antes del impacto del asteroide en lo que hoy es la península de Yucatán, en México, que provocó la extinción de los dinosaurios hace unos 66 millones de años, calculan los científicos.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!