Lunes 23 de Mayo de 2022

11.2°

Neuquén

INTERNACIONALES

17 de abril de 2022

Actividades biológicas militares de los Estados Unidos en el territorio de Ucrania

Redacción Barcelona

Tomado de canal de Telegram del Ministerio de Defensa de la Federación de Rusia – traducción de Comunidad Saker Latinoamérica.

 

Lo que sigue es el informe de la “Reunión informativa sobre los resultados del análisis de documentos relacionados con las actividades biológicas militares de los Estados Unidos en el territorio de Ucrania”, del 14 de abril de 2022.
Documentos: https://disk.yandex.ru/d/GWeH18ux9aL17g

Una operación militar especial de las tropas rusas ha arrojado información adicional sobre las actividades militares y biológicas de EE.UU. en Ucrania, lo que confirma numerosas violaciones de la Convención sobre Armas Biológicas.

Sacando provecho de las lagunas existentes en el derecho internacional y de la falta de un mecanismo de verificación claro, la administración de EE.UU. ha desarrollado constantemente sus capacidades biológico-militares en varias regiones del mundo.

La Federación Rusa ha realizado esfuerzos continuos para establecer un mecanismo de verificación de la CABT (Convención sobre la Prohibición del Desarrollo, la Producción y el Almacenamiento de Armas Bacteriológicas [Biológicas] y Toxínicas), pero esta iniciativa ha sido bloqueada constantemente por el Occidente Colectivo, liderado por los EE.UU., desde 2001.

El Mecanismo de la Secretaría General de las Naciones Unidas para investigar la sospecha de uso de armas biológicas y toxínicas, así como el Protocolo de Ginebra de 1925 para la prohibición del uso de gases asfixiantes, venenosos u otros gases y métodos bacteriológicos de guerra y conflicto militar, no cubre la verificación de las actividades biológicas de los Estados Partes. La Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, con sede en La Haya, tampoco tiene esa autoridad.

Anteriormente proporcionamos un mapa esquemático sobre la coordinación estadounidense de laboratorios biológicos e institutos de investigación en Ucrania.

Uno de sus elementos es el Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU, por sus siglas en inglés), una organización no pública que aparentemente no tiene nada que ver con el Pentágono.

El Ministerio de Defensa ruso ha logrado descubrir su papel en las actividades militares y biológicas de EE.UU. en Ucrania.

Según sus estatutos, la Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania es una organización intergubernamental internacional establecida para “… impedir la difusión de conocimientos y experiencia relacionados con las armas de destrucción masiva…”.

Su estatus legal está definido por el Acuerdo del 25 de octubre de 1993 entre los gobiernos de Ucrania, Canadá, Estados Unidos y Suecia y el Protocolo de Enmienda del 7 de julio de 1997.

El Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania tiene su sede en Kiev y oficinas regionales en Bakú (capital y ciudad más poblada de Azerbaiyán. Nota del traductor), Chisináu (capital y ciudad más poblada de Moldavia. Nota del traductor) y Tiflis (capital y ciudad más poblada de Georgia. Nota del traductor), así como en Járkov y Léopolis (importantes ciudades de Ucrania. Nota del Traductor).

Sin embargo, el Centro de Expertos en Amenazas Químicas y Biológicas del Ministerio de Defensa de Rusia descubrió que la principal actividad del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU, por sus siglas en inglés) es actuar como un centro de distribución de subvenciones para investigaciones de interés para el Pentágono, incluida la investigación de armas biológicas.

Solo en los últimos años, Washington ha gastado más de 350 millones de dólares en proyectos del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania.

Los clientes y patrocinadores estadounidenses del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU, por sus siglas en inglés) son el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa. La financiación también se proporciona a través de la Agencia de Protección Ambiental, los Departamentos de Agricultura, Salud y Energía de EE.UU.

Además, debe tenerse en cuenta el documento elaborado por los curadores del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU), con fecha 11 de marzo de 2022, que subraya la verdadera naturaleza de esta organización. Señala, cita: “…ha habido una salida de expertos científicos en el desarrollo de medios de vectores y armamento avanzado que han trabajado para instituciones ucranianas, así como expertos en el desarrollo de armas biológicas, radiológicas, químicas y nucleares. Los profesionales mejor entrenados, con experiencia en trabajo con materiales y tecnologías de doble uso (entre 1.000 y 4.000 profesionales) se han encontrado en circunstancias profesionales y económicas desfavorables. Esto los hace vulnerables hacia la deserción a otros estados para participar en programas de desarrollo de ADM (Armas de Destrucción Masiva. Nota del traductor), sistemas de lanzamiento y otras armas…”.

Al usar tales palabras, Washington en realidad reconoce el trabajo de los expertos ucranianos en el campo del desarrollo de sistemas de vectores y uso de armas de destrucción masiva, y considera apropiado continuar su financiación.

Aquí están los nombres de los funcionarios que estuvieron involucrados en los programas biológico-militares.

El puesto de director ejecutivo del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU, por sus siglas en inglés) lo ocupa Michael Curtis Bjelajac, ciudadano estadounidense. Nacido el 27 de agosto de 1968 en California, estudió en la Anderson University of Management de California. Tiene una maestría en finanzas internacionales y ha trabajado en Ucrania desde 1994.

El presidente, por la Unión Europea, de la junta del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU), es Eddie Arthur Maier; el director, por EE.UU., es Phil Dolliff, quien es el Subsecretario Adjunto de Seguridad Internacional y Programas de No Proliferación de Armas de Destrucción Masiva del Departamento de Estado.

Los documentos recibidos por el Ministerio de Defensa ruso confirman los vínculos del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU) con el departamento militar de EE.UU. La diapositiva muestra una recomendación formal del Departamento de Estado de EE.UU. que respalda la cooperación del Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU) con el contratista principal del Pentágono, Black & Veach. La correspondencia expresa la voluntad de Matthew Webber, vicepresidente de la compañía, de trabajar con el Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania (STCU) en la investigación biológica-militar en curso en Ucrania.

Entre 2014 y 2022, el Centro de Ciencia y Tecnología de Ucrania implementó quinientos proyectos de I+D (Investigación y Desarrollo. Nota del Traductor) en países postsoviéticos (Ucrania, Georgia, Moldavia y Azerbaiyán).

Los supervisores estadounidenses estaban principalmente interesados en investigaciones de doble uso, como el proyecto 6166, “Desarrollo de Tecnologías para el Modelado, Evaluación y Predicción de los Efectos de Conflictos y Amenazas de Propagación de Armas de Destrucción Masiva”, y el proyecto 9601, “Transferencia hacia la Unión Europea de Tecnologías Ucranianas para la Producción de Materiales Complejos de Doble Uso”.

Muchos de ellos están destinados al estudio de potenciales agentes de armas biológicas (peste, tularemia) y patógenos de importancia económica (influenza aviar patógena, peste porcina africana).

Los proyectos P-364, 444 y 781, destinados a estudiar la propagación de patógenos peligrosos a través de insectos vectores, aves silvestres y murciélagos, fueron financiados por el Centro directamente en interés del departamento militar.

Tenga en cuenta los documentos del Proyecto 3007 “Seguimiento de la situación epidemiológica y ambiental con respecto a enfermedades peligrosas de origen acuático en Ucrania”.

Durante el trabajo, especialistas ucranianos, supervisados por científicos estadounidenses, recolectaron sistemáticamente muestras de agua en varios de los principales ríos ucranianos, incluidos el Dnieper, el Danubio y el Dniéster, así como en el Canal del Norte de Crimea, para determinar la presencia de patógenos particularmente peligrosos, incluídos los patógenos del cólera, la fiebre tifoidea, la hepatitis A y E, y extraer conclusiones sobre su posible propagación a través del agua.

El proyecto evaluó las propiedades dañinas de las muestras seleccionadas y depositó las cepas en una colección y posteriormente las exportó a los EE.UU.

Este es un mapa de los recursos hídricos de Ucrania. Su análisis muestra que los resultados de este trabajo pueden usarse para crear una situación biológica desfavorable no solo en la Federación Rusa, sino también en el Mar Negro y el Mar de Azov, así como en Europa del Este: Bielorrusia, Moldavia y Polonia.

Nuestra preocupación por las actividades de Washington en Ucrania se deriva del hecho de que, contrariamente a sus obligaciones internacionales, Estados Unidos ha mantenido normas en su legislación nacional que permiten trabajar en el campo de las armas biológicas.

La ratificación del Protocolo de Ginebra de 1925 por parte de Estados Unidos estuvo acompañada de una serie de reservas, una de las cuales permite el uso de armas químicas y toxínicas como represalia.

Bajo la Ley Federal de Unidad y Cohesión contra el Terrorismo de los Estados Unidos, se permite la investigación de armas biológicas con la aprobación del gobierno de los Estados Unidos. Los participantes en dicha investigación no son penalmente responsables por desarrollar tales armas.

Así, la administración estadounidense está implementando el principio de que el derecho interno tiene prioridad sobre el derecho internacional en esta área. La investigación más controvertida desde el punto de vista ético se lleva a cabo fuera de las jurisdicciones nacionales.

Así, durante la operación especial en Ucrania, se estableció que científicos estadounidenses de un laboratorio en Merefa (región de Járkov) estaban probando medicamentos biológicos potencialmente peligrosos en pacientes del hospital psiquiátrico clínico regional N° 3 en Járkov, entre 2019 y 2021.

Personas con trastornos mentales fueron seleccionadas para los experimentos sobre la base de su edad, nacionalidad y estado inmunitario. Se utilizaron formularios especiales para registrar los resultados del seguimiento de los pacientes durante las 24 horas. La información no se ingresó a la base de datos del hospital y el personal de la institución médica firmó un acuerdo de confidencialidad.

En enero de 2022, se cerró el laboratorio de Merefa y todo el equipo y los preparativos se trasladaron al oeste en Ucrania.

Hay varios testigos de estos experimentos inhumanos, cuyos nombres no podemos revelar por el bien de su seguridad.

Por último, en un informe anterior, describimos un dispositivo técnico para la entrega y aplicación de formulaciones biológicas que ha sido patentado en los EE.UU.

Al mismo tiempo, se señaló que Ucrania había enviado una solicitud a la empresa fabricante sobre la posibilidad de equipar los drones Bayraktar con equipos de aerosol.

Es motivo de preocupación que el 9 de marzo, tres vehículos aéreos no tripulados equipados con contenedores de 30 litros y equipos para pulverizar formulaciones fueron detectados por unidades de reconocimiento rusas en la región de Jerson.

Según los informes, en enero de 2022, Ucrania compró más de 50 de estos dispositivos a través de organizaciones intermediarias, que pueden usarse para aplicar formulaciones biológicas y productos químicos tóxicos.

Seguimos analizando la evidencia de los crímenes cometidos por la administración estadounidense y el régimen de Kiev en Ucrania

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!