Jueves 11 de Agosto de 2022

1.6°

Neuquén

NEUQUEN Y RIO NEGRO

18 de marzo de 2022

Día Mundial del Sueño

Hoy se celebra el Día Mundial del Sueño con la finalidad de prevenir y manejar los trastornos del sueño, así como también para fomentar los beneficios que tiene para la salud y el bienestar personal.

El Día Mundial del Sueño se celebra desde 2008, en coincidencia con el viernes previo al equinoccio de otoño del hemisferio sur y de la primavera en el hemisferio norte.

 

 

Este año, el lema es “Sueño de calidad, mente sana, mundo feliz”, en alusión a la importancia y los beneficios que tiene dormir bien para la salud y el bienestar personal. En este sentido, el ministerio de Salud de la provincia, junto con el equipo del Servicio de Neumonología del Hospital Provincial Neuquén (HPN), recuerda que dormir bien es tan importante como controlar la hipertensión arterial o la diabetes para poder tener una vida más sana.

“Quiero destacar el trabajo que realizan las y los trabajadores del Servicio de Neumonología del Hospital Provincial Neuquén en relación al abordaje de distintas patologías relacionadas a los trastornos del sueño, donde actualmente atienden a 300 personas. Es importante que como sociedad nos concienticemos sobre la necesidad de prevenir los trastornos del sueño, al igual que conocer los beneficios que tiene para nuestra salud dormir bien”, indicó la ministra de Salud, Andrea Peve.

Cuando se habla de trastornos relacionados con el sueño se pueden mencionar algunos como insomnio, excesivo sueño durante el día, piernas inquietas, parálisis del sueño, sonambulismo, terrores nocturnos, ronquidos y apneas. Cabe aclarar que existen más de 100 trastornos, que en gran parte son tratables, pero muchas veces el diagnóstico es tardío.

Por su parte, el neumonólogo e integrante del Servicio de Neumonología del HPN, Sergio Homann, afirmó: “Lo primero que hay que saber es que el sueño es una parte fundamental de nuestra vida, tiene funciones reparadoras a nivel físico y mental, por eso la importancia de tener un buen descanso donde el organismo recompone su parte física y cerebral”. Por este motivo, el profesional indicó que es importante tener “un sueño de corrido y sin interrupciones de 6 a 8 horas por la noche”.

No dormir la cantidad de horas suficientes, o dormirlas de forma interrumpida puede manifestarse con algunos síntomas diurnos como la somnolencia, dolor de cabeza, cambios de humor, distracción, pérdida de memoria, cambios en la presión arterial, entre otros.

Además, el neumonólogo detalló: “Concentramos (en el HPN) todos los pacientes de la provincia, nos da ciertas ventajas que nos permite unificar las estadísticas, aproximadamente tenemos 300 pacientes en Salud Pública. Hace 15 o 20 años teníamos entre 5 y 15 pacientes y por la pandemia de la obesidad que es a nivel mundial cada vez tenemos más gente obesa, más jóvenes obesos, terminan teniendo trastornos del sueño secundario a su obesidad”.

De acuerdo con las estadísticas, el promedio de edad de las personas que atiende el servicio es de 30 a 50 años, aunque también hay muchas personas jóvenes de 16 a 18 años y de más de 60. La mayoría tiene obesidad y trastorno del sueño, y la patología “tiene relativa prevalencia en el varón porque también la obesidad tiene esa prevalencia”.

En relación con las consultas y diagnósticos, el profesional explicó que puede haber muchos factores que generen interrupción del sueño y éstos pueden estar ligados a diferentes enfermedades.

“Los pacientes consultan por diferentes motivos, pero el más común es que lo hagan porque roncan, no duermen bien y durante el día andan con sueño. Cuando el paciente llega al consultorio hacemos una evaluación y diagnosticamos si tiene una enfermedad del sueño y en base a eso realizamos un tratamiento. No todo el que ronca tiene una enfermedad del sueño, en realidad todos en mayor o menor medida lo hacemos, el ronquido en sí no es una enfermedad, pero sí en muchos pacientes el ronquido es la punta de lanza para identificar un trastorno del sueño”, señaló Homann.

La mayoría de los diagnósticos son por Síndrome de Apnea Obstructiva del sueño y en este sentido, el profesional aclaró: “La ausencia de respiración durante la noche, esa apnea es involuntaria, y en el caso de la apnea obstructiva del sueño se produce por la obstrucción del cuello de la zona faríngea. Cuando uno duerme los músculos se relajan, se tienden a colapsar, se produce la obstrucción y ahí está la apnea, esto tiene una íntima relación con el sobrepeso”.

Asimismo, Homman afirmó que entre el 70 y el 80 por ciento de los pacientes que tienen apnea del sueño son personas obesas, aunque señaló que no todos los obesos tienen apnea del sueño. Es importante aclarar que también existen otros diagnósticos que se asocian más a patologías neurológicas como, por ejemplo, síndromes de piernas inquietas o trastornos cerebrales que generan dificultad en el sueño.

Cuando se hace el diagnóstico lo primero que se determina es si el cuadro es leve, moderado o severo. “En los cuadros leves si el paciente es obeso se hace un tratamiento higiénico dietético para bajar de peso, evaluar la vía aérea y ver que el paciente tenga buena respiración nasal”, explicó Homann y agregó: “En las apneas moderadas y severas hay indicación de utilizar equipos de ventilación no invasiva (VNI)”.

El equipo que se coloca el paciente cuando duerme se llama CPAP, una sigla en inglés que significa Presión Positiva Continua en la Vía Aérea, y básicamente es un flujo de aire que ingresa a través de la nariz, la boca o por las dos vías y mantiene la vía aérea abierta. “Los tratamientos son prolongados y en algunos casos de por vida; por eso es necesario que las personas controlen su peso corporal, y con esto pueden llegar a dejar de usar el equipo”, explicó el profesional.

Desde el servicio aconsejan dormir entre 6 a 8 horas de corrido para tener calidad de vida y recomiendan hacer una consulta ante la sospecha de padecer un trastorno del sueño, pausas respiratorias o un ronquido muy intenso. El servicio cuenta con tres neumonólogos para personas adultas y dos para pediatría y el trabajo se desarrolla a través de un equipo multidisciplinario integrado por médico clínico, neumonólogo, pediatras, neurólogos, psicólogo, nutricionista y cirujano especializado en bariátrica.



COMPARTIR:

Comentarios