Jueves 26 de Enero de 2023

26.9°

Neuquén

GENERALES

17 de febrero de 2022

Mientras Biden insiste con una inminente invasión, Rusia expulsa a diplomático de EEUU

Rusia considera esto una amenaza a su seguridad, pero Estados Unidos y la OTAN han rechazado siquiera hablar del tema.

Cuando parecía que se alejaba la posibilidad de un choque armado, en las últimas horas se agravó elenfrentamiento entre ambas potencias. El ejército ucraniano combate contra milicias y denunciaron que proyectiles alcanzaron un jardín de infantes. 

 

El presidente estadounidense, Joe Biden, insistió este jueves con que Rusia planea invadir a Ucrania en breve, y Moscú expulsó al número dos de la embajada de Estados Unidos, en un súbito agravamiento de las tensiones entre ambas potencias días después de que parecían comenzar a disminuir.

Los comentarios y la expulsión coincidieron con un pico de tensiones en la zona del este ucraniano fronteriza con Rusia donde el Ejército combate a milicias rusoparlantes apoyadas por Moscú, justo el día en que el máximo órgano de la ONU evaluaba la aplicación de acuerdos para poner fin a ese conflicto que Ucrania no cumple.

En medio de las acusaciones de Estados Unidos de que Rusia tiene 150.000 soldados cerca de la frontera con Ucrania y planea invadirla, Moscú reclama que se presione al gobierno ucraniano para que implemente esos acuerdos de 2015, mediados por Alemania y Francia, para pacificar la zona del conflicto con las milicias rusoparlantes.

Más de 14.000 personas han muerto en combates entre el Ejército ucraniano y las milicias, que controlan dos provincias, Lugansk y Donetsk, en esa región de Ucrania conocida como Donbass, donde se habla ruso.

Las milicias se alzaron en armas en rechazo al derrocamiento del anterior gobierno ucraniano por una ola de protestas en 2014 y su reemplazo por el actual, que es antirruso.

Las milicias de Lugansk denunciaron este jueves bombardeos ucranianos y dijeron que se trató de una "provocación a gran escala". Un comandante separatista, Rodion Miroshnik, dijo que sus fuerzas respondieron el fuego.

 

Telam SE

 



Ucrania negó la información, y señaló que fueron los separatistas los que bombardearon a sus fuerzas, y que éstas no respondieron, informó la agencia de noticias AFP.

La comandancia general del Ejército ucraniano anunció que proyectiles alcanzaron un jardín de infantes en Stanytsia Luhanska, una ciudad controlada por los rebeldes, hirieron a dos civiles y dejaron sin luz a media localidad.

Rusia dijo esta semana que había empezado a retirar las tropas desplegadas cerca de la frontera con Ucrania que según Occidente planeaba usar para invadir a su vecino, luego de que culminaran unos ejercicios.

Moscú niega querer invadir Ucrania, pero exige a Estados Unidos garantías de que ese país no ingresará a la OTAN, que ésta dejará de darle armas al Ejército ucraniano y que retirará sus fuerzas de países de Europa del Este que englobó en años recientes.

Rusia considera esto una amenaza a su seguridad, pero Estados Unidos y la OTAN han rechazado siquiera hablar del tema.

Esta semana, el presidente ruso, Vladimir Putin, lamentó que Estados Unidos y la alianza atlántica hayan rechazado esas exigencias, aunque se dijo listo para discutir cuestiones que la alianza sí acepta debatir, como limitaciones al despliegue de misiles y las maniobras militares en Europa del Este, sin renunciar a las principales preocupaciones de Moscú.

Estos comentarios, más el anuncio de repliegue militar ruso, habían generado esperanzas de distensión. Pero la sensación duró poco. Estados Unidos y la OTAN dijeron que no veían señales de una retirada.

 

Telam SE

 



En la Casa Blanca, Biden dijo que Rusia podría invadir Ucrania "en los próximos días".

Casi al mismo tiempo, el Departamento de Estado confirmaba informaciones de la agencia de noticias rusa Ria Novosti acerca de que Moscú había expulsado "al número dos" de la embajada de Estados Unidos, Bart Gorman, de manera "infundada". Rusia no hizo comentarios, y no quedó claro el motivo.

La postura rusa es que Ucrania, alentada por la OTAN, podría querer lanzar un ataque para retomar las dos provincias del este controladas por los rebeldes. Occidente, en cambio, dice temer que un agravamiento de la situación en Donbass sea usada por Rusia como pretexto para cruzar la frontera, lo que pareció insinuar Biden.

Ambas partes redoblaron su propia narrativa antes de que el Consejo de Seguridad de la ONU se reuniera a evaluar el cumplimiento de los Acuerdos de Minsk, firmados en esa ciudad, capital de Bielorrusia.

Los Acuerdos de Minsk lograron poner fin a los combates a gran escala, pero los esfuerzos para alcanzar un entendimiento político definitivo están estancados y las escaramuzas son cotidianas.

En virtud de los acuerdos, Rusia reconoció que las dos provincias controladas por los rebeldes son de Ucrania. Moscú ha rechazado sus pedidos de incorporarse a Rusia.

Ucrania, por su parte, se comprometió a darle autonomía a las provincias y a amnistiar a los separatistas, pero no lo ha cumplido pese a exhortaciones, sobre todo de Francia.

Ucrania dice que Rusia arma a los separatistas. Moscú lo niega, aunque respalda sus afirmaciones de que se sienten amenazados por el Gobierno ucraniano.

Fuente: Telam



COMPARTIR:

Comentarios