Jueves 30 de Junio de 2022

5.6°

Neuquén

INT. NEUQUINO

14 de febrero de 2022

Aplican estrategia de manejo de Sirex noctilio en Neuquén

Desde el 2008, la provincia del Neuquén en conjunto con el SENASA, lleva adelante un Programa de Manejo y Control de la Plaga que busca disminuir daños en las plantaciones.

La avispa barrenadora de los pinos, Sirex noctilio, es la principal plaga que afecta a las plantaciones de la provincia del Neuquén, atacando plantas debilitadas por diferentes factores, fundamentalmente ambientales.

 

Desde el año 2008, la provincia del Neuquén en conjunto con el SENASA, lleva adelante un Programa de Manejo y Control de la Plaga que busca disminuir daños.

Se trata de un organismo exótico, introducido al mismo tiempo que los pinos en el país. La avispa coloca los huevos en el tronco de los árboles, donde las larvas nacen y crecen alimentándose de un hongo que se desarrolla en las galerías; la muerte de las plantas se produce entre 1 y 3 años de ser atacadas, y de esta manera, el destino de esos ejemplares termina siendo únicamente para leña, perdiendo el objetivo central de las plantaciones que es la producción de madera, con usos diversos en función de la calidad.

La estrategia de manejo para esta plaga se basa en el control biológico de los insectos, la principal es la inoculación de un nemátodo, Deladenus siricidicola, que parasita a las larvas que crecen en los troncos y que se auto perpetúa a través de los adultos afectados.

Para realizar la inoculación se deben elegir, marcar y voltear árboles atacados en el año en curso, tarea muy engorrosa, ya que personal capacitado debe recorrer grandes superficies en terrenos, algunas veces, de muy difícil acceso.

Instalación de parcelas trampa

Con el objetivo de facilitar la tarea de inoculación, se instalan parcelas trampa en lugares seleccionados, de fácil acceso. Para esta tarea se eligen 10 ejemplares sanos en plantaciones donde se ha verificado el ataque de Sirex. Esos árboles se debilitan artificialmente para atraer a las hembras que ponen huevos en ellos. De esta forma, en los meses de octubre y noviembre, se apean esos ejemplares y en ellos se inocula el controlador biológico.

La bibliografía internacional recomienda la instalación de una parcela trampa cada 1000 hectáreas de plantaciones afectadas. Todos los años desde el área de Sanidad Vegetal se organizan las actividades para poder instalar parcelas trampa y asi seguir la metodología de control. En este último año, durante la temporada 2021/22, se han instalado 17 parcelas trampa, 12 en la zona norte (Manzano Amargo, Las Ovejas, Andacollo, Huinganco y áreas de influencia), 3 en Aluminé y 2 en Junín de los Andes.

Cabe mencionar que las dosis del controlador biológico son provistas por el SENASA y producidas por el INTA EEA Montecarlo, en la provincia de Misiones.

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!