Jueves 20 de Enero de 2022

28°

Neuquén

NEUQUEN Y RIO NEGRO

13 de diciembre de 2021

Comienza el juicio contra el odontólogo de Cipolletti

Tras esta denuncia otras dos mujeres acudieron a la justicia y relataron situaciones de abuso similares por parte del profesional.

Hoy lunes 13 de diciembre al 17 se desarrollarán las audiencias para determinar la culpabilidad del odontólogo Mariano Marqués por el abuso con acceso carnal a una de sus pacientes.

 

“Me gustaría que estén presentes las que se animaron a denunciarlo después de tantos años. Saber que están, el acompañamiento de ellas me va a dar las fuerzas para poder llegar a ganar el juicio”, pide C.J. a las mujeres que denunciaron a Marqués después de que su abuso se hiciera público en medios de comunicación y redes sociales. “No me sentí sola, me sirvió saber que no era la única”, asegura sobre el acompañamiento que recibió por parte de La Revuelta. Cuando se puso en contacto con la colectiva tomó conocimiento de un relato de otra mujer que en 2012 sufrió acoso sexual con el mismo odontólogo.

C.J tiene 35 años, un trabajo y pareja. El 18 de noviembre de 2020 fue abusada sexualmente por parte del odontólogo Marqués en su consultorio ubicado en el sexto piso del edificio de Avenida Mengelle 59, Cipolletti. “Yo estaba en una consulta odontológica, en una situación de vulnerabilidad, estaba con un profesional, con los ojos cerrados, dispuesta a que haga su trabajo, en un espacio de confianza”, remarca.

“Me vas a cagar la carrera”, le dijo Marqués cuando ella pudo reaccionar y escapar del consultorio. Le pidió arrodillado perdón, le suplicó que no hable “por mi mujer y mis hijos”, como si la culpable de su aberrante accionar fuera C.J. “Tenía miedo de lo que me pudiera pasar. Yo internamente decía ‘listo hasta acá llegó mi historia’. Lo único que quería era irme a mi casa. Cuando logro escaparme y bajo del ascensor lo primero que hago es pedir ayuda, le conté al de la recepción del edificio y le pedí que llame a la policía”, relata la joven.

Afuera del edificio, a pesar del shock por lo ocurrido, C.J. le contó lo ocurrido a dos personas que se acercaron a contenerla, llamó a su novio, a su jefe, a una abogada, al servicio de ayuda 148, hasta que llegó la policía. Marqués intentó escapar en su camioneta, pero fue detenido por personal policial en la ruta 151. Hoy espera el juicio en libertad, pero con restricción de acercamiento a C.J.

Las audiencias comenzarán el lunes 13 de diciembre y se extenderán hasta el viernes 17. El Tribunal está integrado por Marcelo Gómez, María Florencia Caruso y Julio Sueldo.

“¿Cuántos abusos más hubiesen sucedido si ella no accionaba? Fue un alto a los abusos en el consultorio. Hay una mirada hegemónica de que el médico es una autoridad en ese momento de la consulta, que sabe lo que te está haciendo, sea odontólogo, ginecólogo o de cualquier especialidad. Ellos cuentan con lo que se juega internamente, que la paciente no se anima a denunciar, juegan con eso y se saben impunes hasta que se rompe en silencio”, afirma Florencia Lezcano, de La Revuelta, quien acompañó a C.J. desde que realizó la denuncia.

La denuncia judicial y el escrache público permitieron a otras mujeres relatar que habían sufrido situaciones similares de acoso y abuso por parte del odontólogo. “Tenía un patrón, un morbo con sus pacientes, de hace tantos años. Odio estar pasando por esto, me afectó mucho en mi vida personal y en mi intimidad. Me pregunto: ¿Por qué a mí? Y mi psicóloga me dice que a varias chicas les pasó lo mismo y la cuestión es que yo pude reaccionar distinto”, analiza C.J. Otras mujeres hicieron escraches en redes sociales y en estas semanas también conectaron a La Revuelta. 

Hay abusos en el consultorio, hay impunidad, hay ejercicio del poder patriarcal, pero también hay una ruptura cuando se denuncian y se acompañan para exigir justicia y reparaciones. Pasá la voz, hay abuso en el consultorio de Narvàez, de Focaccia, de Marqués.  

La Revuelta

 

COMPARTIR:

Comentarios

Escribir un comentario »

Aun no hay comentarios, sé el primero en escribir uno!