Viernes 19 de Abril de 2024

18.6°

Neuquén

GENERALES

14 de marzo de 2024

Despidos masivos y estancamiento: ¿Qué ocurre con las represas de Santa Cruz?

"La detención de las obras públicas en Santa Cruz por el presidente Milei ha causado una crisis en la construcción, con pérdida de empleos y estancamiento económico. Es crucial reconsiderar esta decisión para evitar más daño." #mediosneuquen

La decisión del presidente Milei de detener las obras públicas en curso, como las represas de Santa Cruz, ha desencadenado una crisis devastadora en el sector de la construcción.

Esta medida ha resultado en la pérdida de 1,800 empleos directos y amenaza con desmantelar hasta 5,000 puestos de trabajo adicionales. La paralización de estas obras no solo ha generado un impacto económico negativo, sino que también ha truncado el progreso y la calidad de vida de los habitantes de la región.

Las represas "Néstor Kirchner" y "Jorge Cépernic" estaban destinadas a no solo proporcionar energía hidroeléctrica vital para el país, sino también a crear empleos, mejorar la infraestructura y atraer nuevas inversiones a la zona. Sin embargo, la decisión del Gobierno Nacional de detener estas obras ha dejado a miles de trabajadores en la incertidumbre y ha provocado un estancamiento en el desarrollo regional.

El impacto negativo de esta paralización se extiende más allá de los despidos inmediatos. La falta de continuidad en los proyectos de infraestructura pública también desalienta la inversión privada y la creación de nuevas empresas en la región. La infraestructura es fundamental para el crecimiento económico sostenible y la creación de empleo a largo plazo. La interrupción de estas obras es un golpe significativo para el desarrollo económico y social de la región y del país en su conjunto.

Es imperativo que el Gobierno Nacional reconsidere su decisión y reanude las obras públicas de manera urgente. El desarrollo de infraestructura es una piedra angular para la generación de empleo, el crecimiento económico y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. La paralización de proyectos clave como las represas de Santa Cruz socava estos objetivos y pone en peligro el futuro desarrollo del país.

La decisión del presidente Milei de detener las obras públicas en curso, como las represas de Santa Cruz, es altamente perjudicial para el país.

Urge una reconsideración de esta política para evitar un mayor daño económico y social y para garantizar un futuro próspero para todos los argentinos.



COMPARTIR:

Comentarios