Viernes 19 de Abril de 2024

18.6°

Neuquén

NEUQUEN Y RIO NEGRO

19 de febrero de 2024

Libertad o Ilusión: La Verdad Tras la Política Argentina

"Argentina enfrenta una encrucijada: el radicalismo liberal amenaza la cohesión social. Descubre el desafío de superar el individualismo para construir un nuevo camino." #mediosneuquen

Del individualismo a un nuevo sujeto social histórico: Desafíos de la realidad argentina

En la actualidad, el liberalismo radical en Argentina, respaldado por el gobierno de tendencia derechista, busca desmantelar el Estado, cediendo el patrimonio colectivo a empresas privadas, alegando promover la "libertad". Sin embargo, este enfoque no se limita a lo económico; busca una demolición política, geopolítica y cultural.

Los ataques se centran en sindicatos, movimientos sociales y partidos políticos, considerados obstáculos para el plan de fundaciones vinculadas a corporaciones. Aunque estas estructuras pueden tener defectos, cumplen un papel crucial en la cohesión y movilización popular, un objetivo que el capitalismo intenta frustrar.

La estrategia actual refleja el "Plan Cóndor" de las dictaduras del siglo pasado, buscando eliminar cualquier oposición política. La demonización del espectro político, la promoción de la antipolítica y la persecución de líderes sociales forman parte de este patrón, ahora ejecutado de manera más sutil.

En un contexto globalizado, las fronteras son permeables al embate de fuerzas multinacionales, y el Norte global busca mantener su dominio neocolonial en el Sur, impidiendo la autonomía. Figuras como Milei en Argentina se alinean con los intereses estadounidenses, desencadenando violencia generalizada para justificar intervenciones "pacificadoras".

La clave de esta ofensiva conservadora es establecer el individualismo como principio fundamental, desvinculando a las personas de la historia y la interrelación social. Esta percepción falsa se basa en la creciente fragmentación social, impulsada por cambios en la producción, estructuras familiares y relaciones interpersonales.

A medida que la sociedad se desintegra, surgen fuerzas identitarias reaccionarias, como el resurgimiento del ultraliberalismo rebautizado como "libertarianismo". Este discurso, aunque moderno, comparte elementos irracionales con corrientes fascistas.

Ante la resistencia colectiva, se emplea la táctica de "divide y reinarás", culpando a chivos expiatorios y creando enemigos internos para desviar la atención de los verdaderos responsables del deterioro social.

En este escenario, la población argentina se pregunta sobre el futuro y la alternativa. La respuesta podría yacer en un nuevo sujeto social, político e histórico. La participación protagónica y la colaboración en pos del bienestar general pueden ser el inicio de un cambio significativo. Mirarse al espejo implica comprender que las transformaciones deben acompañarse de un cambio en las motivaciones y aspiraciones colectivas, para evitar ser estafados repetidamente. Solo así se construirá un camino hacia un futuro más justo y equitativo.

Por Javier Tolcachier



COMPARTIR:

Comentarios