Jueves 23 de Mayo de 2024

-2.1°

Neuquén

GENERALES

12 de mayo de 2023

"Dudas y sospechas: El rechazo de la recusación del fiscal Rívolo genera controversia en el caso de la asesora de Milman"

"Investigación cuestionada: La recusación rechazada y el secuestro del segundo teléfono generan interrogantes"

El reciente episodio relacionado con el secuestro del teléfono de Carolina Gómez Mónaco, asesora del diputado de Juntos por el Cambio, en el marco de la investigación por el intento de asesinato de la vicepresidenta, plantea interrogantes sobre la conducta de las autoridades judiciales y la querella.

 

La jueza federal María Eugenia Capuchetti rechazó la recusación presentada por la querella de la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner contra el fiscal Carlos Rívolo en la causa del intento de magnicidio. Esta decisión, catalogada como "improcedente", ha generado controversia y plantea dudas sobre la imparcialidad del proceso.

Tanto la recusación como el secuestro del teléfono de Gómez Mónaco están relacionados con la ampliación de la declaración testimonial de Ivana Bohdziewicz, exsecretaria de Gerardo Milman, diputado de Juntos por el Cambio. Bohdziewicz reveló que su colega, Gómez Mónaco, tenía un segundo teléfono que no había sido entregado a la justicia.

Bohdziewicz y Gómez Mónaco son testigos clave en la denominada "pista Milman", ya que estaban presentes junto al diputado dos días antes del intento de asesinato de la vicepresidenta. Según el testimonio de Jorge Abello, asesor de un diputado del Frente de Todos, Milman habría pronunciado la frase "cuando la maten voy a estar camino a la Costa". La querella considera que el secuestro de los teléfonos es una medida necesaria para buscar pruebas adicionales sobre la posible implicación del diputado en el ataque.

El secuestro de los celulares inicialmente fue rechazado por la jueza Capuchetti, pero posteriormente fue autorizado por la Cámara Federal porteña. El pasado 1 de diciembre, las asesoras se presentaron con sus dispositivos en la fiscalía. Sin embargo, recientemente, la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA) confiscó un segundo teléfono de Gómez Mónaco que no había sido entregado en su momento.

Estos acontecimientos plantean serias interrogantes sobre la transparencia del proceso judicial. La decisión de la jueza de rechazar la recusación, a pesar de las implicaciones evidentes de parcialidad, y el secuestro tardío del segundo teléfono generan dudas sobre la imparcialidad y la diligencia de las autoridades judiciales involucradas.

Es crucial que se investiguen a fondo estas acciones y se garantice un proceso judicial justo y transparente. La confianza en el sistema judicial es fundamental para el buen funcionamiento de la democracia, y es responsabilidad de las autoridades velar por la imparcialidad y la equidad en todos los casos, especialmente en aquellos que implican a altos funcionarios del Estado.

Fuente:Telam



COMPARTIR:

Comentarios