Miércoles 29 de Mayo de 2024

5.2°

Neuquén

GENERALES

4 de mayo de 2023

"Los misterios del páncreas finalmente revelados: Investigadores argentinos descubren su capacidad de autocuración"

El equipo de IBIMOL está trabajando actualmente para comprender cómo aprovechar este mecanismo para tratar eventualmente la pancreatitis.

La pancreatitis es una enfermedad compleja que no tiene una causa inicial única, por lo que no existen tratamientos específicos que la medicina pueda aplicar.

 

Sin embargo, investigadores de la Universidad de Buenos Aires y del CONICET han determinado los mecanismos que utiliza el páncreas para autolimitarse hasta en un 85% de los casos de pancreatitis, y han explicado que esta información "puede ayudar a evitar la muerte del porcentaje restante" de el organo.

La investigación fue realizada por el Instituto de Bioquímica y Medicina Molecular Profesor Alberto Boveris (IBIMOL) de la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires, y un equipo de investigadores del CONICET dedicados a estudiar los mecanismos que utilizan las células pancreáticas para defenderse contra la enfermedad

La pancreatitis comienza cuando las enzimas pancreáticas se activan fuera de lugar y en el momento equivocado. Estas enzimas deberían activarse cuando llegan al intestino para digerir los alimentos, pero se activan antes de ser secretadas y dentro de las células que las producen, provocando la digestión del propio tejido y desencadenando una enfermedad repentina y dolorosa. Si la enfermedad no es grave, el órgano vuelve a la normalidad en uno a diez días.

Durante este tiempo “ya no se activan las enzimas y el páncreas se recupera, pero no se entienden del todo los mecanismos que utiliza el páncreas para curarse”, explicó María Inés Vaccaro, directora del IBIMOL e investigadora del CONICET.

El equipo de investigación comenzó buscando mecanismos sospechosos y encontró los genes que participan en la aparición de la pancreatitis y los cambios asociados a las células. En 2002, los investigadores descubrieron la proteína VMP1, que se expresa al inicio de la pancreatitis aguda, y creyeron que tenía que estar relacionada con esa respuesta celular a la enfermedad.

Después de años de estudio, descubrieron que esta proteína inducía lo que se conoce como autofagia, un mecanismo que utiliza la célula para deshacerse del material no deseado. "Encontramos uno de esos mecanismos. Es a través de una proteína que desencadena la autofagia, un mecanismo que la célula usa para deshacerse del material no deseado. La proteína detecta los precursores inactivos de las enzimas digestivas que se autoactivan dentro del páncreas a la vez. y lugar donde no deberían estar haciéndolo”, explicaron en un comunicado.

Mediante este mecanismo, se activa la expresión de la proteína y se produce una especie de bolsa de doble pared que atrapa selectivamente estos gránulos de zimógeno activado. “Son secuestrados y llevados a la degradación; ese proceso se llama autofagia, que evita que la activación enzimática se propague por todo el páncreas. De esta manera, el páncreas se cura solo”, afirmó Vaccaro.

El equipo de IBIMOL está trabajando actualmente para comprender cómo aprovechar este mecanismo para tratar eventualmente la pancreatitis. "Por ahora, estamos buscando formas de aplicar nuestros hallazgos al desarrollo de estrategias terapéuticas para la pancreatitis", dijo Vaccaro.

Fuente: Telam



COMPARTIR:

Comentarios